Nueve consejos luego de realizarse una Otoplastia

Otoplastia

Una Otoplastia o cirugía de orejas, es una técnica ambulatoria ideal a la hora de corregir el tamaño de tus orejas, en caso de que sea desproporcionado, sin afectar con ello tu audición. Para llevarse a cabo, requiere el uso de anestesia. Si comparas, además, su postoperatorio con el de otros tratamientos quirúrgicos de tipo plástico, experimentarás un proceso de recuperación menos intensivo. Para que éste sea aún más simple, hay una serie de conductas que puedes adoptar, las cuales son:
  • No frotes tus orejas. Si bien no experimentarás efectos secundarios como náuseas, es posible que sí sientas el deseo de querer tocar o frotar tus oídos a lo largo de las primeras semanas, después de realizada tu Otoplastia. Evítalo y contrólalo. Si lo haces, no correrás riesgo de dañar las incisiones y retardar así tu recuperación. Puede ser que a ratos sientas entumecidas las orejas, así que necesitarás tener paciencia.
  • Duerme boca arriba. Si luego de recibir este procedimiento duermes con la cabeza levantada, tal vez ayudado por un par de almohadas, no experimentarás ninguna clase de presión en tus oídos.
  • Usa bandas para la cabeza. Al finalizar tu cirugía, el especialista que realice tu Otoplastia te pondrá un apósito para proteger tus oídos, el cual será reemplazado luego por otro más ligero y una amplia diadema, diseñada para cubrir tus oídos completamente, protegiéndolos y manteniéndolos en su lugar. Es ideal usarla durante 24 horas a lo largo de la primera quincena, y luego al dormir, en el mes siguiente.
  • Evita el cigarrillo. Conductas como fumar, ya sea de modo activo o pasivo, pueden afectar tu recuperación, ocasionando retardo en tu proceso y cicatrización irregular. Huye de los cigarrillos por lo menos dos semanas después de tu cirugía.
  • No temas ante las secreciones habituales. Puede ser que, a lo largo de la primera semana después de tu Otoplastia, una sustancia líquida, rojiza y espesa salga por tus oídos. No te preocupes. Solo limpia la parte externa del oído con peróxido de hidrógeno y un hisopo de algodón. Ten especial cuidado de no introducir, de todos modos, estos materiales de limpieza en el interior de tu canal auditivo.
  • Mantén elevada tu cabeza. Es normal que haya hinchazón a lo largo de tu recuperación, durante un par de meses luego de experimentar tu procedimiento. Puedes evitar su incremento, evitando inclinaciones en tu rutina diaria.
  • Evita rascarte. La picazón no es mala, sino todo lo contrario; es un indicador de que un proceso de cicatrizado se está llevando a cabo. No te rasques, a pesar de esa sensación. Si lo haces puedes dañar las incisiones. Así evitarás infecciones. De todos modos, si notas calor, secreciones fuera de control o enrojecimiento, consulta a un especialista.
  • Cuídate del sol y el calor. Durante unos dos meses, es recomendable que te cuides de exposiciones prolongadas a la luz solar, así como a fuertes temperaturas. Esto se debe a que tus oídos pueden estar entumecidos y sensibles a la vez, así que no podrás notar si están siendo afectados por las condiciones naturales. Mientras no desaparezcan las cicatrices, lo mejor es no broncearte; así no correrás riesgo de hiperpigmentación en la zona.
  • Come bien. Tu cuerpo necesita vitaminas para sanarse a sí mismo luego de todo procedimiento quirúrgico y por ende, luego de una Otoplastia. Si te molestan los alimentos sólidos, debido a la anestesia, puedes consumirlos en diferentes preparaciones, para que sean más blandos. Lo importante es que tu dieta sea balanceada.
Puedes pensar, al leer estos consejos, que este proceso es complicado, pero tanto él, como su recuperación, son mucho más simples que otra clase de tratamientos de tipo plástico. Si los sigues y tienes algo de paciencia, tu rutina no deberá verse interrumpida, ni afectada. Responde a todas tus preguntas y conoce más al respecto, visitando nuestra sección Otoplastia . Debes saber que cambiar tu aspecto y verte como siempre soñaste, sí es posible, gracias a la ayuda y experiencia de la doctora Adriana García.

Comparte en tus redes
0
0
0
Comparte en tus redes

Consejos de Salud

Desde que el Lifting facial fue implementado como tratamiento estético en 1980, se ha consolidado como uno de los procedimientos con mayor demanda a nivel mundial, dados sus resultados. Es una técnica ideal a la hora de disminuir tus contracciones faciales, mientras suaviza y relaja tu rostro. Por eso, es muy empleado a la hora de combatir arrugas, disminuir el tamaño del mentón y disimular diversas líneas de expresión.
El surgimiento de las arrugas, pero en especial las del contorno de tus ojos, es un proceso natural, puesto que la piel pierde su elasticidad con el tiempo. Sin embargo, si bien no hay manera de detener el envejecimiento, hay tratamientos para disimular asombrosamente las patas de gallina, como tratamientos con Ácido hialurónico
Las estrías pueden aparecer en cualquier momento de la vida y afectan de igual manera a hombres y mujeres. Sin embargo, es un problema que puede solucionarse de diferentes maneras, y una de ellas es adoptando una dieta más saludable.
Las cicatrices son marcas que quedan en la piel después de sufrir alguna herida, y aunque no desaparecen por completo, es posible reducir su tamaño; en el caso de lesiones menores, si se aplican los cuidados adecuados durante el proceso de reparación de la piel, estas marcas no serán tan evidentes.
Una Otoplastia o cirugía de orejas, es una técnica ambulatoria ideal a la hora de corregir el tamaño de tus orejas, en caso de que sea desproporcionado, sin afectar con ello tu audición. Para llevarse a cabo, requiere el uso de anestesia.
Una Lipólisis láser es un procedimiento para moldear y estilizar tu figura, en el cual se emplea un rayo láser para atacar los depósitos de grasa en tu cuerpo a nivel celular, los cuales terminan siendo luego eliminados naturalmente por el organismo sin incapacidad, sangrado, ni dolor.